Cuando su destello de luz

Cuando su destello de luz

 

Cuando su destello de luz no me alcanza

y el sol de su alegría es eclipsado

por una nube negra preñada de malos presagios,

acontece entonces, que mi voz en lugar

de quedarse languideciente, eleva esta plegaria

queriendo provocar su lluvia bendita.

.

Igual que ostra orfebre habita en mi oquedad

un espléndido vacío, permeable al rocío de su néctar,

perlas de lluvia que resbalan y se filtran  por mi cuerpo,

como salobres lágrimas acariciando la noble cicatriz

que excavan un surco de genuino placer en mi alma.

 

Tan alojada en mi corazón, tan dentro de  mis entrañas

presentir su ausencia, es quedar cortado de mi interior intimidad.

Es menester la luz de sus ojos, el agua fresca de sus labios,

y las gotas savias de su germinal ternura para metabolizar

los granos de arena con los que segregar poemas,

para tejerle  el collar de perlas que ornen su fina garganta

mientras mi  voz está afectada por la afónica soledad.

 

Sabes bien que cada poema segregado

es tu singular invención para llevar  el duelo a buen puerto,

un “savoir faire” para saber el mejor modo de perderla

y asumir su perdida en el presente de su ausencia.

 

Paradójicamente y al mismo tiempo, tu  modo de ensalzarla,

de alzar la voz para ganarla, provocando aquí y ahora esta plegaria,

no busca acaso:  ¡hacer descargar el amor y la furia en la Mujer que

causando tu deseo, deje indeleble destello de luz en tu alma.!

(J. Porro.poema 33. 25-11-16)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s