Navegando por tu profunda superficie

Navegando por tu profunda superficie

 

Hay poemas que se escriben sin saber,

o sabiendo que cierran en falso una herida.

Y otros llevan en su entraña un “ritornello”

que respiran y beben en la enigmática,

extraña fuente,  del escribir sobre

eso que no se inscribe, herida abierta en verdad

que no se deja cauterizar y permanece  “siempreviva”.

 

Allí en el confín donde el existir de la Mujer,

se diluye en el sin fin, el  sin límite

de su evanescente apariencia,

allí donde tras rasgar el último velo

queda solo el redondel quemado de la nada

o el agujero de su continente oscuro;

ahí descubrí tu alma de centellante luz

e hice entrega en contingente inconsciencia

de mi cuerpo y alma izados hasta cegar mis ojos,

hasta hundir mis  oídos y caer a manos llenas,

como incansables yemas deleitándose en tu piel,

y auscultando tu  profunda superficie.

 

Estas palabras que hoy respiran por mi herida

vuelan a pleno  pulmón y pluma abierta

cuando mi alma queda por ti,  en ti sub-vertida,

te arañan, te acarician y  nombran

en ese instante eterno donde mi existencia

no siempre cauta se caracteriza.

(Poema 26. 26-8-16. J. Porro)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s