Seminario X del ICF “la angustia” impartido por H. Brousse.

Seminario del Instituto del Campo Freudiano

Seminario X “La angustia de J. Lacan”

 

Cap. XIX: El falo evanescente.

Cap. XX: Lo que entra por la oreja.

Cap. XXI: El grifo de Piaget.

 

Capítulos impartidos por: H. Brousse (4-6-16)

Transcripción libre realizada por: Javier Porro.

 

La angustia es un seminario clave en relación al objeto a, donde es precisado, desvelado y comienza la enseñanza de Lacan con su invención en este seminario X.

He trabajado tratando de llevar la enunciación de Lacan al final de este recorrido inventivo, dejándome llevar por lo que me parece claro que se interesa Lacan al poner en relación el objeto a con las teorías del objeto de los psicoanalistas postfreudianos, especialmente K. Abraham. Frente a la teoría de los objetos libidinales, la teoría más clásica, Lacan se posiciona eligiendo, buscando la manera de pensar el objeto a partir del sujeto del lenguaje y a partir de la función del objeto en oposición a los postfreudianos en una orientación lógica de cómo va a quedar el objeto causa.

Se trata de buscar el elemento clave del funcionamiento del objeto, a diferencia de los postfreudianos que se arreglaban la teoría a partir de la cronología, del supuesto progreso de la niñez a la edad adulta que pensaba el objeto genéticamente dentro de un desarrollo que identificaba la evolución del niño.

El seminario de Lacan es un extraerse de este desarrollo progresivo y utilizar la vía lógica, funcional, más relacionado con la pregunta de para qué sirve, y no tanto del cómo se transforma el objeto.

En este seminario añade la voz y la mirada que no existen en tanto objetos para la teoría postfreudiana. ¿De qué él se extrae? ¿Desde dónde habla? Se extrae de la diferencia entre genética, desarrollo, tiempo cronológico y función lógica. Pero también habla desde otro lado que jamás va a ceder, es el hecho que no hay diferencia en psicoanálisis entre el sujeto y el objeto.

Se ve en este congreso en Baltimore sobre el estructuralismo donde dice que no hay diferencia al principio entre el sujeto y el objeto. Se puede formular de manera matemática, hay un problema, o empezamos con uno o con dos. Los postfreudianos trabajan la ego-psicology, eligieron el uno y jamás consiguieron hacer el dos, y por eso la teoría de la génesis, del desarrollo como al encuentro con el Otro imposible, y por esto el autoerotismo y de manera forzada el dos.

En esta conferencia de Baltimore en que lo Uno es lo Otro, el S1 que te constituye es lo Otro, es decir que no te pertenece para nada, es depositado en el Otro. Al final del cap. XXI “el grifo de Piaget” en pag. 315: “Diremos provisionalmente que ahí es donde debe emerger, en una forma pura, el deseo en el Otro…El hecho estructural del que sólo nos percatamos nosotros es que, hasta cierto momento del análisis, haga lo que haga, sea cual sea el refinamiento que alcancen sus fantasmas y sus prácticas al construirse, lo que el obsesivo capta de ellos es siempre el deseo en el Otro”.

Los objetos están dentro del Otro y entonces, ¿Dónde está el sujeto? dentro del Otro también, un sujeto representado por un significante para otro significante implica que el sujeto está dentro del Otro. La diferencia entre efecto y causa, así como una revisión epistemológica del concepto de causa para Lacan, es lo que vemos en estos capítulos.

El sujeto está dentro del Otro en tanto que es efecto, representado por un significante, pero en este seminario X al final ubica al objeto también dentro del Otro, no como efecto sino como causa. Entonces se puede entender la frase de Baltimore donde Lacan dice que no hay diferencia entre el sujeto y el Otro, el problema es cómo se diferencian.

Lo que viene como agente de la diferenciación es la demanda, algo que tiene que ver con las palabras, la demanda que no el deseo. Así en pag. 315: “para cubrir el deseo del Otro, el obsesivo tiene una vía, es el recurso a la demanda. Observen a un obsesivo en su comportamiento biográfico, en lo que he llamado hace un momento sus tentativas de encontrar una vía de paso en lo referente al deseo. Estas tentativas aunque sean las más audaces, complicadas, refinadas, lujuriantes, perversas en la consecución de su objetivo, están siempre marcadas por una condena original. Siempre le es preciso hacérselas autorizar. Es preciso que el Otro le demande eso”.

Lo que permite diferenciar entre la vertiente objeto y sujeto que le caracteriza a la vez, es la  demanda del Otro. Las palabras claves que en un análisis hay que hacer surgir, no del lado del superyó, ni del Ideal del yo, pero que funcionan como marcas, y estas marcas producidas por la demanda hicieron que el sujeto se diferencie en cadena significante de un lado y objeto de goce pero dentro del Otro.

Para que pueda funcionar el mecanismo en juego es ponerlo dentro del Otro como si no viniera de nosotros, es el funcionamiento paranoico. Por ejemplo: “yo fui la muñeca de mi madre” en tanto objeto  que pongo dentro de mi madre para reprochárselo. La frase “el deseo en el Otro” es un pasaje del deseo del Otro hasta el deseo en el Otro. El deseo del Otro es fundamental pero en tanto objeto tiene que ponerse dentro.

Sobre el tema de la guerra la película “salvar al soldado Rayan” donde el inicio es la masacre con el desembarco en la playa, pero para que los cuerpos estén fragmentados tenemos que remitirnos a una escena en la que un soldado las  balas le cortan una parte del cuerpo, y el tipo ve su brazo y se vuelve a recogerlo totalmente asustado porque su brazo estaba puesto en el Otro, en el espejo que le devuelve la forma adorada. Este brazo al ser extraído de la buena forma de la imagen totalizante ya no está más en ningún lugar ni en el Otro, ni en la forma del Otro imaginario. Está fuera de lugar, queda como resto no integrado a la forma imaginaria.

Tenemos primero el efecto que la relación sujeto objeto es desarrollada sin el recurso a la genética, pero se ve bien que Lacan lo hace por medio de un debate donde haya más información sobre la biología, la función desarrollo a nivel perceptivo emocional…toma estas informaciones para hacer otro uso que el cronológico, para reforzar un enfoque funcional partiendo de la no diferencia entre el sujeto y el objeto.

Respecto de la equivalencia entre el orgasmo y la angustia, precisa que el orgasmo cubre la angustia. La angustia más del lado del efecto sujeto y el orgasmo del lado efecto objeto que apaga el efecto sujeto en tanto que división. Te quedas del lado del objeto y deja de angustiarte esta división, por eso se le dice “pequeña muerte”. Sabemos que para llegar a un orgasmo hay que dejarse el control, la potencia, y el sujeto en tanto que efecto báscula, cae, del lado del objeto. Es un instante no se puede vivir así, uno se muere si vive así.

Hay una clínica de las adicciones del mismo tipo que el efecto buscado por la droga para hacer desaparecer la dimensión subjetiva. Implica un desvanecimiento, soy un significante para otro significante “soy francesa” no significa nada si no hay españoles. De qué sirve decir “yo soy francesa” funciona si no somos todos franceses, si fuéramos todos  yo diré soy parisina, y si todos fuéramos entonces diría yo soy “burguesa intelectual” y así al infinito sin poder jamás encontrar este ser porque es la falta en ser por la mortificación vía del significante. Esto sirve y nos creemos esta identidad, pero podría decir soy valenciana, y ustedes podrían decirme que no, y yo que sí.

Sería el mismo fenómeno que en América con una defensora de los derechos de los negros, pero resultó que era una mascarada porque era totalmente blanca, pero ella dijo que era negra, pese a haber constancia de una fotografía de infancia rubia y con ojos azules. Hay por tanto, la posibilidad de encarnar todo lo que al espíritu común parecen locuras, sin embargo, no es más loco decir que se es negro y no serlo que ser negro y serlo. Paco Roca, al hilo de este ejemplo comenta el caso de un paciente negro que habría ido a exigirla al médico que le reconociera como blanco.

La película “Kung Fu panda” que recomiendo sobre las identidades en relación a la pertenencia, es un oso panda pero que fue educado como pato, entonces es pato o panda? No hay otra identificación que por medio del modo de goce, que por medio del objeto. En esta película se plantea el conflicto de reconocimiento entre dedicarse a las artes marciales, el entrenarse en subir escaleras y la costumbre de  no comer y por otro lado el padre le dice que los pandas no suben escaleras y el goce oral es valorado, entonces sumido en este conflicto se encuentra con el rival malo con el que entabla un duelo que lleva al panda a transformar su goce incorporando el del Otro.

El sujeto en su falta en ser no podrá adoptar ninguna identidad que venga al lugar de la identidad constituyente, ni tampoco podrá llenarla con la identificación con ningún objeto porque eso te destruye en cierto modo y la solución es hacer un síntoma, lo que utilizo para hacerme representar “soy una madre”. El síntoma es el reconocimiento  que le falta en ser en tanto que hace falta, es el único operativo que tenemos y es lo que se logra en un análisis.

La primera parte del cap. 19 la tomo en tanto que orientación por la pag. 278. Para leer esta primera parte como es la idea que Lacan tiene de la enseñanza en general y Miller la titula  pedagogía de la castración. Los que tienen niños en consulta, la diferencia en los aprendizajes tiene que ver con un problema de castración, sea neurosis o psicosis, como condición de una relación x con la castración. Lacan define la posición del enseñante como una posición analizante, no es como analista, sino de su no querer saber, lo que no quiere decir que no sepa.

No es a partir de su saber que enseña sino a partir de lo que no sabe, esto es fundamental porque es el único medio para transmitir la condición de movilidad del deseo desde la posición de enseñante que es su castración. Puede ser informativo o reemplazado por una emisión de T.V., de radio, pero el establecimiento que hace del texto Lacan es preservando la posición de enunciación. Pag. 279: “todo el interés de la pedagogía escolar es captar este punto “vivo”, y hacer avanzar lo que se llaman las capacidades mentales  del niño…se hace algo que no sólo tiene un efecto de prematuración, un efecto de apresuramiento sobre la maduración mental, sino que, en determinados periodos que se han llamado sensitivos…, permite obtener verdaderos efectos de apertura, incluso de desencadenamiento”. “Vivo” y no “crucial” es el término que Lacan elige para hablar del pase y de la elección de los pasadores. La manera en que toca en las tripas de las personas en su deseo desconocido de sí mismo.

Se trata de estar antes en el espacio del niño y desencadenar algo, los profesores que han contado es porque han desencadenado algo que desconocíamos antes. Pag. 279: “El hecho de que cierto pedagogo haya podido formular que sólo hay verdadero acceso a los conceptos a partir de la edad de la pubertad merecería que dirigiéramos ahí también nuestra propia mirada, que metiéramos nuestra nariz…con el término de complejo empleado por nosotros…, en función de un vínculo que debe establecerse entre la maduración del objeto a, tal como yo lo defino, y la edad de la pubertad”.

Entonces el acceso al concepto supone enfrentarse con el “no hay relación sexual” por esto Miller tituló como pedagogía de la castración, de la falta, es decir, pedagogía del deseo. El momento del aprendizaje de una verdad tiene que ver con el deseo. Por esto no hay transmisión sin transferencia, aunque hay jóvenes que aprenden solos sin ninguna pedagogía, sería interesante cuando vienen a análisis que tipo de transferencia establecen.

La segunda parte es organizada por la equivalencia, por la voz y la angustia de castración pero es dedicado a la voz, y la tercera parte lo que centraliza es la equivalencia entre orgasmo y angustia hablando de la diferencia entre deseo y goce. La copulación humana es algo transcendental se podría desarrollar lo transcendente. El momento en el que estamos hace de la genitalidad un encuentro con lo real.

La diferencia entre hombre y mujeres en relación con el complejo de castración, en pag. 285:  “Quisiera recordar, de todas formas, qué ocurre con las relaciones, de entrada salvajes, por así decir, entre el hombre y la mujer. Después de todo, de acuerdo con lo que les había adelantado acerca de la relación de la angustias con el deseo del Otro, una mujer no sabe con quién tiene que vérselas,no se encuentra ante un hombre sin cierta inquietud sobre el punto hasta donde la podrá llevar al camino del deseo”.

Otra pregunta clínica ¿Qué es un hombre para una mujer en este momento de encuentro con la sexualidad salvaje? Lacan lo caracteriza no como angustia, pero si como inquietud. Hay todos los prejuicios, pero más allá la relación con los objetos que tienen los hombres no es la misma y no apunto al sexo biológico.

Pag. 286: “El deseo de la mujer está igualmente gobernado por la cuestión, también para ella, de su goce. Que del goce ella esté no sólo mucho más cerca que el hombre, sino doblemente gobernada, es lo que la teoría analítica nos dice desde siempre. Que el lugar de este goce está vinculado al carácter enigmático, insituable, de su orgasmo…” ¿Qué quiere decir doblemente gobernada? A nivel de lo simbólico es gobernada como sujeto por su goce y es gobernada como objeto por el deseo del Otro.

No es posible, no es todavía visible que una mujer sea gobernada por el lado del todo y del no-todo, a lo que apunta es a una doble posición en el intercambio, en el lazo social. La mujer está como objeto de intercambio en el lazo social, en la Biblia está el mandato “no desearás la mujer de tu vecino”.

Los dos lados que la gobiernan comienzan a prepararse antes del descubrimiento de “Encore”. Lacan tiene la idea de que lo insituable del orgasmo tiene un carácter enigmático, no porque vaya a caer del lado del fantasma o del lado del otro goce, sino por estar del lado del enigma femenino, el enigma de la feminidad corporal, incluya a todos los seres hablantes no solo a las mujeres.

Tengo una paciente joven que tiene la idea de ir un día vestida a la universidad de hombre y otro vestida de mujer. Se pone delante del espejo desnuda para ver si se gusta, y por primera vez vio su vagina, como algo raro como si no le perteneciera, como si fuera otra y no le pareció  bonita. Ella decía que se había extraído el significante vagina como extrañeza, pienso que eso tiene que ver con el goce enigmático.

Es importante en estos capítulos no perder el hilo en relación con la función de la causa, debe ser pensada a partir de la hiancia, lo que es contrario a nuestra idea general, no es del lado de la explicación ni del lazo entre la causa y el efecto.

Valencia 13 de Junio de 2016.

F. Javier Porro.

 

Mujer azul

Mujer azul

Si en esta vida, hubiera adquirido

Un “savoir faire” para arreglarme

con la materia prima de mis deshechos

hasta encumbrarlos a pasiones…

entonces, mujer, podría pasear mis dedos

por el  mástil de tu columna tocando

tu cuerpo de guitarra

hasta extraer su vibración más  delicada

dónde se singulariza en su raíz el alma.

 

Eres una mujer toda  azul,

azul de los pies a la cabeza,

azul turquesa, azul añil, azul pleno de luz.

 

Y hasta ti llegué por mar verde

turquesa y azul, y en ti caí sin paracaídas

volando por el aire de tu cielo azul añil.

 

Y  me zambullí en la luz

de tus ojos de lapislázuli azul,

Y aventé las nubes que oscurecían tu frente

para que germinase un cielo abril y primaveral.

Y me bebí el azul plomo, rozando tus labios

apenas, como un defenestrado príncipe azul

que quisiera despertarte a la vida.

 

Tus piernas son dos sirenas azules

navegando sobre la mar

mientras tu alma de gata azul, dulce y arisca

campea libre en la montaña.

 

Verde te quiero verde,

pero verte, te quiero azul.

(J.Porro. Poema 24. 13-6-16)